Moda
"Fast Fashion" vs. "Slow Fashion"

Tienda_Ropa_Perchas

En el mundo de la moda, los términos anglosajones están a la orden del día, y como a nosotros nos gusta mucho analizar estos términos, en este artículo vamos a ver cuál es el significado de la moda “fast fashion” y “slow fashion”, cuál es su origen, y cómo podemos evitar caer en este modelo de consumismo.

El término fast fashion hace referencia a la compra “rápida” de moda y accesible para todo el mundo, que en primera instancia puede verse incluso como algo positivo para el comprador, pero es todo lo contrario si nos ponemos a analizar todo el impacto generado en los diferentes ámbitos para lograr su producción y transporte.

Esta moda comenzó a ganar terreno en las últimas décadas del siglo XX, con marcas como Zara, H&M y Forever 21 (entre muchas otras). La capacidad de estas marcas para llevar rápidamente las últimas tendencias de la pasarela a las tiendas a precios accesibles transformó la forma en que la gente consume moda.

Analizamos a continuación los puntos más críticos de este modelo de negocio en la industria de la moda:

Niño_cosiendo_ropa
  • Ciclos de Moda Rápidos: El modelo se basa en ciclos de moda rápidos, donde las tendencias cambian constantemente, incentivando a los consumidores a comprar con frecuencia y a fomentar el “usar y tirar”, contribuyendo al problema global de residuos textiles.
  • Precios Bajos: Las prendas son fabricadas a menudo en países con costos laborales más bajos, lo que permite mantener los precios bajos.
  • Producción rápida: Las marcas fast fashion producen rápidamente y en exceso grandes cantidades de ropa para satisfacer la demanda cambiante del mercado.
  • Impacto Ambiental y Social: La producción masiva a menudo está vinculada a prácticas insostenibles, como el desperdicio de recursos, contaminación química, y condiciones laborales precarias.

Aunque la moda fast fashion ha facilitado el acceso a la moda en general, también ha generado grandes preocupaciones en términos de sostenibilidad y ética en la cadena de suministro, surgiendo así una nueva corriente alternativa de moda sostenible, ética y circular llamada “slow fashion que busca abordar estos problemas mediante prácticas más responsables y conscientes.

Por lo que, en lugar de caer en la trampa de las tendencias efímeras, deberíamos optar por la moda slow fashion, un estilo de vida más ético y reflexivo, donde cada compra refleja valores de durabilidad, equidad y respeto por nuestro planeta

¿Cómo no caer en la moda fast fashion?

Para evitar caer en la moda fast fashion y adoptar un enfoque más sostenible, como consumidor, puedes tener en cuenta las siguientes estrategias:

  • Compra consciente: Investiga sobre las marcas y elige aquellas que se comprometan con prácticas sostenibles y éticas, como prendas hechas con materiales sostenibles (algodón orgánico, cáñamo, lyocell o poliéster reciclado).
  • Calidad sobre cantidad: Invierte en prendas duraderas como prendas clásicas y atemporales en vez de seguir las tendencias de moda efímeras.
  • Compra de segunda mano: Explora tiendas de segunda mano, mercados, o páginas/aplicaciones para comprar ropa usada. Esto reduce la demanda de producción nueva.
  • Promueve la economía circular: Cuando ya no quieras una prenda, considera reciclarla o donarla en lugar de desecharla.
  • Participa en iniciativas de moda sostenible: Apoya a las marcas que están comprometidas con la sostenibilidad y la transparencia en sus prácticas.
Persona_reciclando_ropa

La moda slow fashion se abre hueco

Actualmente, existe una contraposición, como hemos comentado anteriormente, llamada moda slow fashion, un enfoque que busca crear prendas de manera sostenible y duradera, frente a los principios de la moda fast fashion.

Esta contraposición surge gracias a consumidores preocupados por la sostenibilidad y el planeta, y gracias a los comercios que se animan a plantar cara a las grandes empresas que practican el fast fashion. El método de acción de la moda slow fashion tiene en cuenta la producción local para reducir la huella de carbono, apoyando a los comercios de moda locales que ofrecen prendas de alta calidad y más duraderas utilizando materiales ecológicos y sostenibles, como algodón orgánico, lyocell o fibras recicladas en lugar de producir en masa artículos desechables con materiales de peor calidad.

La moda no debería ser rápida, debería ser una expresión cuidadosa de quiénes somos y de cómo queremos que sea nuestro mundo.

¡Gracias por leer este artículo!

¡Compártelo si te ha gustado!

¡Contáctanos!

Envíanos un correo si necesitas cualquier información